Matías Manzanares, uno de los jugadores más experimentados en el quinteto Chacarero, mostró la confianza que tiene en este grupo. Además confió que: “Todo dependía de nosotros”.

Manzanares cumple un rol protagónico en este grupo humano. Es el jugador con más experiencia, el que tiene que marcar algunas pautas, el que ordena y colabora activamente con Germán Jorge, entrenador y jugador del León que le está poniendo el pecho al armado del equipo.

Matías demostró su alegría por haber ganado el choque y la serie con Maipú, que le da a San Martín la chance de seguir soñando. “Siempre nos tuvimos fé, sabíamos que el partido del otro día solo fue una mala noche. Sabíamos las posibilidades que teníamos de ganar. Todo dependía de nosotros y de los huevos.” Luego agregó: “Cuando hacemos el análisis de cómo estamos nos damos cuenta que tenemos la técnica, el estado físico y el equipo. Era cuestión de poner actitud. Queríamos ganar por más de 30 puntos y se demostró en la cancha que estamos para pelear el campeonato. “

Se le preguntó sobre qué posibilitó la gran ventaja conseguida en el inicio…. Y sin dudar respondió: “Primero el hambre en la cancha de los que entraron de movida. Había que defender hasta morir, el objetivo era que no nos hicieran goles. Defendiendo, el doble nuestro vale cuatro porque son los dos que defendemos y los dos que hacemos. A eso le sumamos la actitud y las ganas que tuvimos de entrada. Esto se notó sobre todo en el primer cuarto, porque en el segundo la zona nos complicó pero con paciencia y moviendo de a poquito la pelota pudimos en el resto del partido mantener la diferencia.” Analizó.

Además repasó las edades de los jugadores y la responsabilidad que comparte con Jorge: “El equipo está armado con jugadores U-17 y U-21. El más grande de los U-21 tiene 19 años, o sea que está formado por jugadores de 17, 18 y 19 años y yo sería el viejo de 30 que hace mucho que juego al Básquet. Hoy nos juntamos una hora antes del partido con Germán (Jorge) a hablar y motivar a los chicos de lo que somos. Sabemos lo que somos y con actitud estamos para mucho más.”

“Les hicimos dar cuenta de que el rival comparado con nosotros y nuestro estado físico no nos llega a los tobillos. Si a eso le sumábamos huevos lo íbamos a ganar por 30.” Continuó.

Finalmente, dejó en claro que confía en que se puede pelear el campeonato, y que el miedo no se hace presente en el Costantini. “El campeonato pasado jugamos contra todos los otros equipos y se nota que el campeonato está para cualquiera. Entrenando y jugando como hasta ahora que venga el que se venga, nos da igual.” Concluyó el lungo player Albirrojo.

 Por Ema Cenci. Foto: Jorge Ruiz