ZC> inaugura una nueva sección, dónde recordamos el paso de esos jugadores que hicieron historia con la roja y blanca. Hoy hablamos con Sebastián Portigliatti, actual arquero del Motagua.

Sebastián Portigliatti dejó un muy buen recuerdo en todos los fanáticos del León a fuerza de buenas actuaciones. Hoy, buscando la gloria en el Club Motagua de Honduras, recuerda su paso por el Chaca y analiza su presente.

¿Cómo te estás adaptando en tu nuevo club?

La verdad que muy bien. Es un club grande de Honduras, tiene todas las comodidades, no nos falta nada. Me han recibido muy bien tanto los dirigentes como los compañeros y el cuerpo técnico. Me costó un poco la primer semana porque hay algo de altura y el clima es diferente. Acá es invierno y hace temperaturas de entre 25 y 30 grados. Ya pasaron tres semanas de mi llegada y me encuentro cada día mejor. Por ahí es feo estar lejos de los afectos y más en estas épocas del año pero estoy aquí buscando cumplir un sueño.

¿Expectativas para este año que se viene?

Son muchas, aunque primero quiero seguir conociendo más del futbol de acá. Sumar entrenamientos y seguir fortaleciendo la confianza en mí mismo. Espero poder jugar y demostrar en este torneo que puedo estar a la altura de lo que exige este club. Los primeros seis meses van a determinar muchas cosas.

Compartís plantel con el Chori Sosa y te dirige Diego Vázquez, ¿Eso te ayudó a la hora de la adaptación?

Es importante primero que Diego haya confiado en mí al llamarme y traerme aquí. Es su primera experiencia como entrenador y se lo ve muy bien. Y para mi es un desafío porque Diego fue ídolo en Motagua y porque acá se me mira raro porque vengo de jugar en la cuarta división del futbol argentino. La llegada del Chori es importante, vamos a compartir mucho tiempo y se va a hacer más fácil y rápida la adaptación sumado a que además de ser una gran persona, es un jugador que nos puede dar mucho.

¿Cómo vivís el presente de San Martín a la distancia?

Con mucha tristeza. Es un sentimiento que me invade desde el día que me cerraron la puerta para volver. Se hablaron miles de cosas del porque no volví. Hoy el tiempo me da la razón de lo que pensaba de la gente que maneja el club y me da lástima que se juegue con la ilusión de la gente.

¿Qué balance hacés de tu paso por el club?

Siempre saco cosas buenas y malas de cada club en donde jugué, pero sin dudas que en San Martin fue el mejor año que viví como jugador. Llegué como un desconocido para muchos, pero en ese momento Marcelo Vázquez y el Gorrión Bernabé confiaron en mí y les estoy sumamente agradecidos porque ahí me di cuenta lo que es jugar en club grande, que te exige por su gente y por su historia. En lo grupal no fue un año positivo, eran otras las expectativas, pero todo viene de la mano. Si hacen mal las cosas desde arriba, a la larga termina influyendo en el jugador. No es excusa, es realidad.

 

¿Te gustaría volver?

El que me conoce sabe que algún día quiero volver. No sé cuándo será ese día, pero es algo que espero cumplir.

¿Por qué te encariñaste tanto con San Martín, y por qué creés que la gente lo hizo con vos?

Me encariñe porque siempre me demostraron respeto, porque reconocieron el esfuerzo que hacía en el día a día por el club, o en cada partido. Vivo de ésto y debo esforzarme por defender el arco del club que confió en mí. Se fue dando que las cosas en lo personal me salían y quizás fue eso lo que le llegó a la gente. Tengo el mejor de los recuerdos de todos ellos y hasta el día de hoy me sorprendo por su valoración hacia mí. Creo que el día que vuelva a San Martín voy a caer de todo ese sentimiento que tienen por mí. A veces me dicen “ídolo” y creo que es algo muy fuerte y no lo asimilo aún.

¿Cuál es tu mejor recuerdo de tu paso por San Martín?

El debut por la Copa Argentina sin dudas que fue un momento soñado. Atajar los últimos dos penales, pasar de fase de esa manera fue algo que es difícil de olvidar. Después el partido con Guaymallén y el último con Atenas fueron de los mejores partidos que jugué en el club. Ir corriendo al arco y que toda la gente te aplauda y poder saludar es algo que te pone la piel de gallina. Ni hablar cuando corearon mi nombre en esos partidos que nombre. Sensaciones únicas y recuerdos imborrables.

¿Cual creés que es la causa de este mal momento que se está atravesando?

Yo creo que es un problema que viene de hace años y que sin dudas termina de explotar con la actualidad. Pero este año es un calco de lo que sucedió el torneo pasado cuando estuve. Y no es casualidad que esté la misma gente al mando de la institución. Ellos son los que se creen “capaces”, los que toman “decisiones” y lo único que hacen es mandarse cagadas. Pero claro, después es fácil agarrar el micrófono y matar a los jugadores. Porque si el jugador habla y dice cómo se maneja o te trata esta gente, ellos la hacen fácil y te sacan del club. Pero la mentira se va acabar algún día y lo lamentable es que el que más sufre es el hincha que realmente quiere al club. Pueden decir lo que quieran de mi persona, yo estoy tranquilo porque siempre di todo por San Martín, jamás les generé un problema y no les debo nada. En cambio ellos me deben en muchos aspectos, económico y como personas.

¿Un mensaje para los hinchas?

Agradecerles por todo el cariño y reconocimiento que me brindaron y que me siguen brindando. Sé que algún día voy a volver. Estoy pendiente de todo lo que sucede en el club y muchos lo saben. Soy un chacarero más. Decirles también que sigan estando ahí cada domingo como lo hacen siempre, el club es grande por su gente y por su historia y que estoy seguro que todo va a mejorar. Hay que aceptar la realidad y meterle el pecho. Si todos se unen y tiran para el mismo lado, se puede salir. Hay que mentalizarse en positivo y confiar en todo va a cambiar. Los quiero mucho y les deseo lo mejor. Exitos!!!