El 7 de marzo de 1933, la institución Chacarera dio el paso más importante para el comienzo de su existencia legal. En esa jornada y a través un decreto a nivel provincial, se le otorgó la personería jurídica. En esa misma fecha, se aprobaron los estatutos del club.

Por decreto Nº 120 del  Gobierno de Mendoza el Atlético Club San Martín logró su personería jurídica, que le dio los derechos y obligaciones que cualquier asociación regida por la ley posee.  A partir de ese día, el Chacarero es una sociedad civil con personería jurídica, lo que le permite adquirir y tener bienes a su nombre. Además de contar con ciertas obligaciones legales.

Dentro del mismo día la Comisión Directiva aprobó sus primeros estatutos, que le da a dirigentes y asociados el marco regulatorio de las acciones que se pueden desarrollar dentro de la institución.

Actualmente el estatuto cuenta con 116 artículos y toca temas importantes tales como las distintas categorías de socios existentes, el objetivo del club, las obligaciones de los miembros de Comisión Directiva y la forma en la que se deben llevar a cabo las elecciones, entre otras.