Sensaciones de Sergio Peralta, el entrenador del primer equipo de Básquet del Atlético San Martín, luego de la victoria frente a la UNC que significó el pase a la siguiente ronda.

Después de 40 minutos de pura tensión y nervios, la chicharra del final significó el desahogo de todos los hombres Albirrojos, incluso para el técnico Sergio Peralta, que comandó a este grupo de pibes y los guió hasta el objetivo planteado, jugar por el ascenso.

El coach es palabra autorizada para marcar errores y falencias, y apenas se lo consultó sobre sus emociones acerca del gran partido ganado, expresó: “Sufrimos mucho, creo que pudimos haber cerrado mejor el partido pero bueno eso te lo da la experiencia y tenemos chicos muy jóvenes en el plantel que tienen que saber suplir esa falta de experiencia con ganas, y empezar a adquirirla a la fuerza”.

El conjunto Universitario le complicó la vida al León no sólo durante esta serie de cuartos de final, también lo hizo en la fase regular (estirando uno de los partidos a un quinto período y perdiendo en esta fase sólo por un punto). Peralta, analizó: “Yo creo que el único partido que no fue duro fue el primer partido que jugamos acá que ganamos bien. En el tercer cuarto ya lo teníamos, pero los demás fueron durísimos. Vinieron acá y nos ganaron, y allá nos hicieron mucha fuerza”.

“El amor por la camiseta, el amor por su departamento y el compañerismo entre ellos. Son chicos muy jóvenes que a la fuerza tienen que suplir muchas cosas. Tienen que tener una concentración que por ahí no se logra” No dudó en comentar al ser consultado sobre las virtudes y falencias del grupo que dirige. “No hubiese sido justo no llegar a esta instancia. Los entrenamientos que metemos, sumamos días y los chicos vienen. Me quito el sombrero con el grupo, han practicado sábados, domingos, días feriados y eso tiene que ser un rédito para ellos. Que lo disfruten”. Reflexionó luego.

Pensando en el futuro, Sergio adelantó: “Lo peor que puede pasar es jugar una reválida, pero creo que si jugamos concentrados los 40 minutos con Cano, el mejor rival de la serie, le podemos hacer fuerza y ganarles. Pero tenemos que estar muy concentrados”.

Finalmente bromeó sobre su intensa manera de vivir los partidos desde el banco de suplentes: “Uno trata de hacer lo mejor desde el banco, porque no puedo entrar a la cancha. Si no me infarté hoy, no me infarto más” Cerró entre risas el DT Chacarero.

 Por Ema Cenci. Foto: Jorge Ruiz (archivo)