Agustín Lorca fue la figura de San Martín en la ajustada victoria con Tunuyán. El joven jugador Chacarero anotó 21 puntos y guió a su equipo hacia el triunfo. A pesar de su corta edad, ya se erige como uno de los mejores.

Además de ser claro con la pelota entre sus manos, Agustín también lo es a la hora de dar su opinión. Consciente del mal desempeño colectivo, y de lo complicado que fue el trámite del match, expresó: “Al partido lo pusimos así nosotros, por falta de concentración. Entramos muy relajados, demasiado para un partido así. Creo que en el segundo cuarto tendríamos que haberlo liquidado. Hemos jugado con los mejores equipos de la categoría y estuvimos a la altura. No podemos llegar al último cuarto, faltando tres minutos, ganando por dos puntos contra un equipo que viajó, llegó tarde y jugó sin entrar en calor”.

 

Luego del arranque negativo, el Chacarero mejoró y sin llegar al rendimiento que suele mostrar generalmente, logró sacar ventajas. Lorca opinó: “Sergio nos dio un objetivo, que era proteger la pelota y jugar al ataque seguro, no llegar a revolearla ni hacer cosas que no son las comunes, las que hacemos nosotros. Dijo que jugáramos al Básquet como sabemos. Fue lo único que nos dijo y eso fue lo que nos ayudó a seguir el partido. Si seguíamos como habíamos arrancado no ganábamos el partido”.

Fue la figura de la noche, y  dejando de lado la falsa modestia, explicó el motivo de su gran actuación. “Traté de dejar todo adentro de la cancha, sabía que era un partido para correr porque es un equipo muy lento. Era lo que había que hacer, correr y tratar de dejar todo que es por lo que buscamos el ascenso”. Analizó.

Consultado sobre el objetivo del grupo, no dudó en responder… “El ascenso. Desde el primer entrenamiento que tuvimos a mitad de febrero nos hicimos un propósito que era ascender. Creo que el objetivo está bien puesto en la cabeza de cada uno y vamos en busca de eso”. El cambio de categoría se les negó en el 2014, y Agustín no se olvidó de mencionarlo: “El torneo pasado quedó esa espina, ese gustito al ascenso que no logramos. También hicimos un gran torneo el año anterior a pesar de algunas bajas de jugadores. Llegamos a una instancia a la que no esperábamos acceder, porque la meta del año pasado era llegar a los playoffs, no ascender”.

Finalmente, el joven Albirrojo llenó de elogios a su entrenador. “Sergio es una persona muy exigente. Tiene una exigencia distinta a los otros técnicos. No digo que han sido malos los otros entrenadores, pero es una exigencia diferente a la de todos. El viaja muchísimo, los entrenamientos son muy duros. Entrenamos muchísimo y creo que eso nos está llevando a la victoria. Es muy buen entrenador y tiene el objetivo bien puesto en la cabeza y eso es importantísimo”.