festejo-equipo

El Chacarero de los milagros lo hizo de nuevo. En un partido para el infarto, San Martín puso lo que hay que poner y se quedó con el segundo partido de la final del torneo igualando la serie. Las casi mil personas que acompañaron al León en el Costantini deliraron junto al equipo y todo fue una fiesta.

La localía dio el impulso necesario para que el León arrancara con todo y se llevara el primer cuarto 26-14. El Canario tuvo una buena reacción en el segundo cuarto y achicó ventajas para ponerse nuevamente en partido. Pasados 20 minutos el marcador era de 43 a 40 para el Chaca.

Serio Cuellar fue un pilar del ataque.

Sergio Cuellar fue un pilar del ataque.

Palo a palo fue el match en el tercer cuarto con una leve ventaja para San Martín. Todo parecía indicar que el ganador sería el más inteligente en los minutos finales. Los nervios de tener al rival tan cerca durante todo partido le jugaron en contra a los dirigidos por Bruno. Faltando un minuto para el fin del partido Murialdo se puso tres arriba.

El aliento de las casi mil personas era ensordecedor. San Martín, ya experto en situaciones de alta presión igualó el pleito 78 a 78 pero los últimos 22 segundos de posesión serían del visitante. La intención del Canario era consumir tiempo e intentar la victoria en el tiro del final, pero en un manotazo sorpresivo, el “Chino” Badui la robó y Lorca puso el 80 – 78 definitivo que emocionó a todo el estadio.

Fue un "asalto". El robo del Chino derivó en la volcada de Lorca

Fue un “asalto”. El robo del Chino derivó en la volcada de Lorca

El Chacarero hizo lo que debía. A base de entrega y dejándolo todo ganó un partido complicadísimo regalando a los presentes una inmensa alegría. Ahora, todo puede pasar en la finalísima del próximo viernes.

equipo vs murialdo

Tags