Por
Lic. Javier Sortino

Volver a los primeros planos del fútbol del Federal B y lograr recobrar en el simpatizante albirrojo la ilusión del ascenso, son los grandes desafíos del albirrojo en este 2015.

El mes de Marzo de este año 2015 marcará para la vida futbolística del Atlético San Martín el comienzo de una etapa que todos deseamos sea la de la reconstrucción y el retorno del protagonismo del chacarero a los primeros planos del fútbol de ascenso del interior del país. En esta columna analizamos el estado de situación en el que se encuentra nuestro querido club a unos días de comenzar a desandar el camino que lo depositará en su 9na participación en el Federal B 2015.
Una Gestión pujante que puso al Club nuevamente en órbita

Luego de 9 meses la actual comisión directiva, que asumió en mayo de 2014, con un trabajo que ha logrado mancomunadamente, con el aporte de muchos integrantes de la comisión en sí y diversas comisiones de apoyo, a puesto de pié a la Institución desde la gestión:

  • Intentando sanearla en lo económico (por ejemplo poniendo al día a los empleados del club a los que se les debía varios meses de la anterior gestión).
  • Buscando consensos para lograr un mayor apoyo de la masa societaria (se llegó a tener más de 1000 socios durante el periodo agosto-enero como consecuencia de haber ofrecido a los socios que pagaban su cuota al día la posibilidad de disfrutar de la pileta de forma gratuita).
  • Realizando diversas actividades sociales que tuvieron un importante acompañamiento de la sociedad sanmartiniana como la maratón que se realizó en octubre de 2014 y la cena de aniversario del club en diciembre que contó con más de 700 personas.
  • El proyecto en marcha de construcción de dos canchas de césped sintético en el complejo Lyons que se sumaran a las dos actuales y que servirán para entrenamiento de las inferiores y para explotación comercial.
  • Se consiguió en comodato un terreno importante, que se ubica detrás de las canchas de Asolino, cedido por el empresario Fournier, por 5 años, sin cargos de alquiler ni impuestos, para construir canchas para las inferiores, que en tres meses estarían terminadas, después de haber puesto nuevamente en marcha al club en lo institucional se viene el desafío en lo deportivo.

Los desafíos a afrontar en el futuro inmediato
Si de lo deportivo hablamos no debemos dejar de tener en cuenta que San Martín se caracterizó en su historia por ser un “club de fútbol” y no un club “con fútbol” donde otras disciplinas son igual o más importantes o populares. La historia albirroja, su grandeza deportiva, el reconocimiento de su nombre en el país se debe al fútbol como deporte que catapultó al chacarero a los primeros planos de la Argentina, en la década del 70 con destacadas actuaciones en los viejos nacionales y en los 90 con la participación durante 9 años en la B Nacional. Teniendo en cuenta lo que el marco histórico y la sociedad demanda, el gran desafío en este 2015 que comienza para la dirigencia albirroja es devolverle a San Martín el protagonismo que perdió en los últimos años en el fútbol de ascenso del interior del país.

El mazazo recibido en 2014 con el descenso catastrófico de categoría fue muy duro y apenas si se pudo recuperar el club de semejante desbarranco futbolístico con la invitación no tan sorpresiva a participar del Federal B de transición en el segundo semestre de 2014. Con un equipo plagado de chicos del club, algunos jugadores de la zona sin experiencia en la categoría y tres o cuatro refuerzos de experiencia, el papel del equipo dirigido por Magistretti, casi sin pretemporada, fue digno, aunque terminó penúltimo en un torneo que no tuvo descensos.

Un nuevo entrenador para un proyecto que intenta tener continuidad
Se fue Magistretti en diciembre por desavenencias con algunos miembros de la Comisión Directiva en el proyecto futbolístico, y llegó un entrenador desconocido en la zona pero con una interesante trayectoria en el fútbol de ascenso. Sergio Rubén Busciglio, quien vistiera por unos meses la camiseta albirroja en el año 1987, cuando apenas tenía 17 años, Este Rosarino de 47 años, que dirigió entre otros equipos Gimnasia de Entre Ríos en el Argentino A, El Linqueño de Lincon y Boca De Río Gallegos, su último club que se formó como entrenador en la Academia Ernesto Duchini de Rosario, viene con la premisa de formar un equipo que, a partir de lo que pueda observar en la Liga Mendocina, sea la base para el Federal B que comenzará en Julio y culminara en Diciembre, y que tendría tres ascenso y 20 descensos (información no confinada por el consejo aun).

El entrenador, que asumió en Febrero, ha armado una base de chicos del club muy jóvenes, la mayoría tienen entre 15 y 18 años, a los que se han sumado algunos de los jugadores que permanecieron del Argentino B de la temporada pasada como Marín, Sandoval, Aguilera, Guerrero, Roggerone, en la pretemporada para afrontar la liga mendocina que arranca el domingo 15 frente a Lujan de visitante se sumó un refuerzo de lujo como Javier Villaseca, “el gato”, que viene de Palmira y se presentó espontáneamente al entrenador manifestándole su deseo de vestir los colores albirrojos en esta temporada de liga y Federal B. A ello debemos sumarle un par de jugadores que se sumaron en esta pretemporada liguera como Caro, defensor que viene de San Luis, Neira volante que viene de La Paz, Stipech, volante ofensivo con inferiores en Independiente de Avellaneda y Sevilla, oriundo de Santa Cruz con inferiores en Rosario Central. Por ahora Alejandro Martínez y Damián Cabrera, por motivos personales, no integraran el equipo de la liga aunque probablemente lo hagan para el Argentino B.

En las próximas horas podría sumarse un mediocampista extranjero de experiencia, con pasado en primera división y B Nacional, que estaría muy cerca de llegar al albirrojo.

Resultados positivos esperando el arranque liguero
Los amistosos lo vieron con buen semblante al equipo, victoria 4 a 1 a un equipo de profesionales, 2 a 0 a Palmira, 3 a 0 a Rivadavia y 5 a 1 a La Dormida con Javier Villaseca como goleador en los tres últimos partidos. El próximo domingo ante Lujan comienza la competencia oficial de la Liga, la hora de la verdad que comenzará a definir que tiene y que le falta a Busciglio pensando en armar un equipo que recupere el protagonismo perdido en el Federal B que comenzaría el 14 de Junio (información extraoficial que aun no confirmó el Consejo Federal).

En un año el chacarero tendrá la chance de recuperar el terreno perdido en el fútbol de ascenso del interior del país, aunque no hay que confiarse, el Consejo Federal prevé reducir drásticamente el número de equipos participantes en el Federal B, que para el 2018 deberían ser no mas de 60, teniendo en cuenta que el torneo que arranca en Julio tiene 140 participantes, no sería descabellado pensar en un certamen que tenga pocos ascensos (no mas de 3 ) y muchos descensos (20 por certamen aproximadamente).

Apuntar a recuperar el papel de equipo grande de la zona y del interior del país con una base propia es el gran desafío, en un años (entre Julio de 2015 y Junio de 2016), habrán 2 torneos cortos, semestrales, con 6 ascensos (tres por torneo) pero con no menos de 40 descensos (20 por torneo), es una gran chance para volver a creer, para recuperar la confianza perdida, para prolongar este orden institucional que la actual comisión directiva consiguió en los primeros 9 meses de gestión en un proyecto futbolístico con ambición de protagonismo.

Lo necesita el simpatizante albirrojo, tan vapuleado y desmoralizado por las pésimas campañas que el equipo realizó durante las temporadas 2012/2013 y 2013/2014 que terminaron en un descenso bochornoso para la historia del club, con jugadores que huyeron cuando vieron el barco que se hundía, con chicos del club que debieron soportar injustamente el peso del descenso del que solo fueron víctimas dentro de la cancha. Volver a las fuentes, para volver a creer, con un proyecto serio en inferiores y ambicioso en lo deportivo, es el desafío de este 2015 que comienza con la Liga Mendocina y tendrá como corolario principal el Federal B que arranca en Julio con la ilusión de recobrar ese protagonismo perdido que este a la altura de la historia y la gran hinchada chacarera.