Marcos Argüello fue uno de los puntos más altos del equipo, clausurando su arco y siendo partícipe necesario del triunfo Albirrojo. De todas formas, sintió un fuerte dolor en la rodilla, que lo hizo finalizar diesmado. Encendió las alarmas.