El Negro abrió la cuenta y sale a festejarlo. Detrás, el lamento azul. Foto: Archivo Los Andes

Pasar por arriba a uno de tus clásicos rivales y ganarle cuatro a cero es uno de los deseos de cualquiera. Eso pasó el 11 de junio de 1997, en el marco del torneo Argentino A. Pasá y recordá junto a ZC>, uno de los memorables choques con el Azul del parque.

Si buscamos recuerdos positivos contra uno de los clásicos rivales, Independiente, hay que remontarse a la década de los 90. En esa época, Leones y Leprosos compartían la misma categoría (Argentino A) y también coincidían en el objetivo: volver a los primeros planos nacionales.

Esa temporada fue desgastante, muchos partidos en varias rondas y un torneo maratónico pensando en el cupo a la B Nacional. En ese contexto, San Martín había sido local vs. los primos del parque en dos ocasiones (2-1 y 2-0). La tercera fase encontraba a los dos elencos peleando en lo alto y disputándose los primeros lugares. Así fue que ese clásico, el del 11 de junio de 1997, tomó vital importancia para las aspiraciones de campeonar.

La escuadra local fue la que entendió la magnitud de ese partido, y salió dispuesto a pasar por encima a su rival. A los 3 minutos, Félix Morán la empujó sobre la línea y abrió la cuenta. Cerca del final del primer tiempo, Bertolini la mandó a guardar tras un rebote de un tiro libre, y como si fuera poco, dos minutos después, el arquero visitante no pudo contener un remate de Miranda y Agüero estampó el tres a cero.

En la segunda etapa, el segundo gol de Agüero en su cuenta personal le puso el moñito a una goleada memorable, del equipo que casi un mes después logró el ascenso. Sin dudas, una de las victorias más recordadas en el Este de la provincia.

Formación de San Martín: Cristian Corrales; Rolando Sosa, Mauricio Magistretti, Fabio Giménez, Gustavo Camus; Ramón Videla, Marcelo Bertolini, Daniel Miranda, Cristian Gautier; Félix Morán, Gustavo Agüero. DT: Alberto Garro. Cambios: Enrique Musseri x Gautier, Juan Fernando Luque x Morán, Marcos Zahzú x Camus.

Por Ema Cenci.

Tags