6 de abril de 1986. San Martín venció en su estadio al Atlético Argentino por 2 a 1, conjunto que  había incorporado por unos meses a parte del plantel de Racing de Avellaneda.

Debido a la reestructuración de los torneos de AFA, la Academia no iba a tener actividad oficial hasta pasada la Copa del Mundo de México. Además, la escuadra blanquiceleste estaba inmersa en una profunda crisis económica que lo había despojado hasta de sus patrocinadores. Para no perder ritmo y seguir cobrando un sueldo jugadores de la talla de Néstor Fabbri, Walter Fernández, Miguel Colombatti, Horacio Cordero, Ramón Medina Bello y Gustavo Costas, más su entrenador Rogelio Dominguez, llegaron para disputar el torneo de Liga Mendocina a cambio de 100.000 dólares libres de impuestos para la institución de Buenos Aires.

El debut, el 6 de abril de ese año, fue en el Este provincial. La expectativa era grande, la gente agotó las entradas disponibles y el estadio estuvo colmado. Nadie quería perderse el importante partido que se avecinaba. Los jugadores de la visita imaginaron una tarea más fácil de la que finalmente fue.

Según marcan las crónicas de la época, el elenco local no tuvo un buen arranque. Argentino (Racing) fue superior y se adelantó en el marcador con un tanto de Walter Fernández. Para colmo el volante Tévez fue expulsado. Luego el León reaccionó y mostrando un fútbol de alto vuelo lo dio vuelta con las conquistas de Ramallo y Pepe Fernández.

Algunos players visitantes, luego darían a conocer el temor que vivieron al visitar el field Albirrojo. “Me pegaron una patada terrible, me pusieron en la camilla y me tiraron como una bolsa de papas afuera de la cancha. Al final, me sacaron más de medio litro de sangre coagulada de la rodilla”, remarcó Attadía en declaraciones a la prensa. Mientras tanto Ortíz agregó que “La gente era bastante hostil. Nos tiraba manzanas. La pasamos muy mal”.

A pesar de los nombres propios y las ilusiones que se habían generado en torno a sus arribos, una vez más quedó demostrado que ganar en el mítico Libertador General San Martín no es para nada fácil, y que en Mendoza el que siempre pisó fuerte fue el Chacarero.

San Martín ese día formó con: Tamagnone; Ávila, José Fernández, Torletti, Valdéz; Piozzi, Tévez, Alegre; Ramallo (Guzmán); Pochettino (Ricardo González) y Arce. DT: Gualberto Vidal Muggione.

Mientras que Argentino (Racing alquilado) lo hizo con: Wirtz; Fernández, Costas, Fabbri y González; Attadía (Cordero), Ortiz y Colombatti; Acuña, Olivera (Lamadrid) y Walter Fernández. DT: Rogelio Domínguez.

Luego de disputar varios partidos y no conseguir la cantidad de puntos que se necesitaban, Maipú se clasificó al Nacional B y “Racing” obtuvo con un quinto puesto que lo dejó afuera de la lucha por el ascenso.

 Por Ema Cenci. Foto: Cancha Llena.