12 de enero, el equipo forma antes del encuentro. Afuera, recién ocurría el crimen.
12 de enero, el equipo forma antes del encuentro. Afuera, recién ocurría el crimen.

La policía de Mendoza se plantó con la firme decisión de no permitir que el Atlético San Martín juegue con público durante el 2017, tal como lo indicó en una nota enviada a la Liga Mendocina. Todo gracias a los hechos de violencia de público conocimiento.

El jueves 12 de enero de 2017 quedará en la memoria de muchos hinchas de San Martín. Lo que debería haber sido una fiesta con ambos públicos disfrutando del choque entre el León y Gimnasia por la Copa Vendimia, se vio manchado por la violencia.

Maximiliano Exequiel Lucero, de 26 años e identificado como parte de “Los Pibes de Ciudad”, fue ultimado con disparos por la espalda en las inmediaciones del estadio, minutos antes de que comience el encuentro. Se presume que el móvil del crimen fue un ajuste de cuentas relacionado con la violencia barra brava.

Esto despertó la alarma en toda la zona, ya que el temor a las represalias es grande.  La policía de Mendoza aseguró en un primer momento que iba a reforzar las medidas de seguridad cada vez que el Chacarero hiciera de local, pero en las últimas horas todo fue más allá.

A la Liga Mendocina ingresó una nota firmada por el Jefe de Dirección y Planeamiento Roberto Bradan, en la que  “se le hace saber a esa institución que este Ministerio de Seguridad, a través de Policía de Mendoza, sólo brindará la cobertura de seguridad a los encuentros en los cuales el Atlético Club San Martín oficie de local, si se efectúan en la modalidad a PUERTAS CERRADAS”, solicitando se notifique al club afectado. La medida restrictiva mencionada tendrá validez tanto para los torneos organizados por esa institución (se refiera a la Liga Mendocina) como para aquellos organizados por el Consejo Federal de Fútbol, a quien se le informará por cuerda separada”.

Por lo pronto, el choque entre San Martín y Rivadavia por Liga Mendocina previsto para este fin de semana, se realizará bajo estas condiciones, aunque los dirigentes esperan poder llegar a un acuerdo para abrir el estadio aunque sea a los socios en el futuro cercano.

De hecho, la Comisión Directiva lanzó hace unas semanas un plan de reclutamiento de socios y de endurecimiento de los controles de aquellos que ingresan al estadio, pero lamentablemente parece que no alcanzó.

Ojalá se revea la medida, y que por el bien de los verdaderos hinchas del club y de las arcas de la institución, la violencia quede desterrada y los partidos del Atlético San Martín sean una fiesta.

Por Ema Cenci. Agradecimiento a Periódico SM