Pancho Cabañez, el entrenador del León, dejó sus sensaciones luego de la primera victoria del torneo. Lo más destacado, en la siguiente nota.

Francisco Cabañez es el que marca el camino, el que guía a un estusiasta grupo de pibes que juegan por amor al deporte y a la camiseta. Es la voz experimentada, y más que autorizada para hablar sobre el Chacarero.

Con respecto a la primera victoria en el campeonato, declaró: “El no haber estado ganando tira un poco el ánimo hacia abajo, pero estábamos confiados en poder ganar este partido porque estamos muy equiparados en el nivel, no existen diferencias. No cerrábamos bien los partidos y hoy día si se pudo hacer.”

Luego, hizo un breve análisis del porqué de las derrotas pasadas y la victoria del presente: “Fue un buen cierre el que se hizo porque los dos partidos que habíamos perdido el juego fue muy parecido, hasta el tercer cuarto no se sabía quién lo ganaba. Lo cerró mejor el otro equipo y por eso nos ganaron. Estoy confiado en que en la vuelta, cuando los recibamos, vamos a ganar esos encuentros.” Aseguró.

Agustín Lorca es un chico de 16 años, que anoche se anotó con 29 puntos como la figura del match. Sobre él, Pancho explicó: “Es un pibe que ha entrado con muchas ganas y tiene mucha capacidad. Se le juntaron las dos cosas y el equipo lo supo contener, por más que los compañeros son chicos están jugando como veteranos con respecto a él y lo han recibido bien.”

Además, dejó en claro su deseo para el futuro: “Trabajar con jugadores tan chicos es continuar con la parte formativa. Este campeonato A-2 a ellos los puede catapultar a una A-1, que ojalá sea en el club.” Tiró permitiendo soñar con un futuro venturoso.

Por último, vaticinó para que está este grupo: “No quiero hablar desde el optimismo y el fanatismo, porque no sólo soy entrenador si no que también soy hincha Chacarero y he nacido acá en el club. Pero podemos dar que hablar.”

 Por Ema Cenci