El 21 de septiembre de 1980 no fue un día como cualquier otro. El Atlético San Martín recibió a Argentinos Juniors, que tenía en sus filas a Diego Armando Maradona. El estadio, totalmente colmado de gente, fue testigo del juego del mejor jugador del mundo. El encuentro terminó 1 a 1, con un recordado disparo desde mitad de cancha que Diego estrelló en el travesaño.