El 1 de marzo de 1957 el Atlético Club San Martín dio un gran salto de calidad y en su nuevo y lujoso estadio, inauguró el sistema de iluminación artificial, que le permitió hacer de local en horarios nocturnos.

Marcando diferencias del resto de los equipos y convirtiéndose en pionero en este tipo de tecnología, el León diagramó una fiesta a todo trapo para darle la bienvenida a la que por entonces fue una de las mejores instalaciones eléctricas del país (según lo marcaban diarios de la época)

En el comienzo de ese mes de Marzo y para mostrarle a todo el pueblo Albirrojo su nueva adquisición la Comisión Directiva, encabezada por Heytel Stoisa, organizó un amistoso contra San Martín de San Juan, el campeón de la vecina provincia. La fiesta fue completa ya que el local apabulló por 5 a 2 al elenco Verdinegro. Los goles fueron convertidos por Oscar Cenci en cuatro oportunidades y por Azcurra.

Sobre la iluminación artificial el diario La Libertad en su edición del día viernes 1 de marzo, remarcó: “Las modernas instalaciones significaron para la entidad una inversión de $556.000. Consta de seis torres con doce reflectores cada una […] Por otra parte se han instalado ventiocho reflectores, los que serán utilizados en la iluminación de plateas, populares, pasillos de circulación del público, puertas de acceso, camarines, boleterías y controles”.

De esa manera San Martín lograba inaugurar en un año su estadio y posteriormente su sistema de iluminación. Tiempos de crecimiento en el club del este, que marcó tendencia y se distanció del resto de las instituciones de la zona.