Carlos Roldán dejó en claro sus sensaciones de este presente Chacarero. El Negro se mostró preocupado y dispuesto a tomar decisiones de cara al futuro.

Sin lugar a dudas Roldán no imaginaba este panorama tan oscuro cuando hace unas semanas llegó a Mendoza para agarrar este fierro caliente que hoy es San Martín. Con el correr de los partidos, y al sumar más tristezas que alegrías, el técnico se dio cuenta de dónde está parado y no tuvo pelos en la lengua para declararlo en una charla con el programa El Tablón.

De primera, largó: “El responsable directo de este momento soy yo, del armado del equipo y de lo táctico” Tirándose toda la presión encima de sus espaldas. “Ésta es una semana de decisiones. Uno va a evaluar y tomar decisiones en torno a uno mismo y al plantel.” Adelantó sobre estas importantes horas que se están transitando por calle Lavalle.

Como si fuera poco, y al ser consultado sobre si podría darle de baja a algunos miembros del grupo para el año que viene, dijo: “Todo entra en el momento de las conclusiones. Está la posibilidad de quedarnos con el plantel completo, como también la chance de que hayan algunas bajas y hasta de subir más chicos que están en la lista de buena fe a primera.” Abriendo un abanico de rumores que sólo comenzarán a disiparse luego del choque con Huracán.

Aprovechó también para negar rotundamente los rumores de peleas internas: “Eso es un tema que tiene que hablarlo el grupo, pero desde mi parte de técnico puedo decir que no hubo agresiones ni problemas internos. Eso que se dijo es totalmente mentira.” Sintentizó.

Por último se le consultó sobre si creía que había material para cambiar el rumbo del barco, y sin dudar aseguró: “Eso me lo guardo para intimidad mía y del plantel.”

Auténtico, caliente, sin pelos en la lengua y adelantando que las próximas serán horas claves para el futuro del León. Así se mostró Carlos Roldán.