112San Martín tropezó en el primer partido de la serie con Capital y cedió el primer chico de la serie al caer por 82 a 67. Las chances de ascenso, que siguen intactas, se aferran en el gran plantel disponible.

Hace dos años, bajo la tutela de Francisco Cabañez, se comenzó a dar que hablar. Un plantel muy joven y con mucho para aprender, de a pequeños pasos se fue metiendo entre los principales puestos y terminó jugando una segunda ronda de playoffs, quedando afuera por un doble en el final vs Huracán de San Rafael. Llegó Sebastián Bruno, con el que también se jugó por el ascenso luego de dar el batacazo en la fase regular. Esa vez, no se pudo con Argentino. Sergio Peralta tomaría la batuta, y bajo su comando el Chacarero dio el zarpazo y pegó el gran salto. Con un alto porcentaje de victorias en casa, y una serie final apasionante con Guillermo Cano, el León aseguró el ascenso. En el siguiente certamen, luego de la reestructuración, hubo clasificación a playoffs, y derrota con el potente Anzorena.

En los últimos 5 torneos, el León llegó siempre hasta el final. Una vez puede ser suerte, dos casualidad, pero cinco clasificaciones seguidas es el reflejo de un trabajo a largo plazo serio y bien realizado. No hay otra. Los números y la historia reciente hablan por sí solos.

Anoche perdió el primer partido de la serie por el ascenso, es cierto. Pero… ¿Quién puede decirle algo a este grupo de jugadores comprometidos con la camiseta? ¿Alguien se atreve a poner el grito en el cielo, después de todo lo que se logró en los últimos meses? Sería una locura.

Lo que sí es verdad, y uno debe marcarlo, es que sería una pena que la gloria se escurra entre los dedos. Se está a un pasito de conseguir eso por lo que tanto se trabajó. Este viernes a las 21:30hs, este tremendo grupo de hombres tiene la chance de ponerle la frutilla al postre. La oportunidad de demostrar de que está hecho cada uno.

Dejen que me ilusione con los triples de Sergio Cuellar, las intrépidas apariciones de Víctor Cortéz, la inteligencia táctica de Jordán Alvaro, las ganas de Manuel Palmieri, la experiencia de Carlos Ábrego y el notable crecimiento en los últimos años de los pequeños gigantes: Agustín Lorca, Mariano Gutiérrez, Lautaro Badui, Elías Del Ponte, los hermanos Ricardo y Enzo Castro, Tomás Ferlaza y Pablo Cano.

En todo lo mencionado, me apoyo para creer que el ascenso está cerca.

Por Ema Cenci.