Los delanteros coinciden hasta en los botines.
Los delanteros coinciden hasta en los botines.

El Gato Villaseca y Federico Chiocarello han conformado una dupla terrible. Desde la primera vez que jugaron juntos desde el arranque, la química fue creciendo hasta convertirse en los verdugos de los tres palos.

Uno de los aspectos más importantes que persigue cualquier entrenador de un equipo de fútbol, es el de poder repetir piezas con el correr de las fechas. Lograrlo colabora con la comodidad y el conocimiento entre los jugadores, y por consiguiente también ayuda en el rendimiento individual y colectivo.

“Con Javier cada vez nos entendemos mejor. Es una gran persona, nos llevamos muy bien tanto adentro como afuera de la cancha. Eso se ve reflejado en los resultados”, nos confió Chiocarello sobre su relación con Villaseca, luego de la victoria con Andes.

Esta dupla se vio por primera vez desde el arranque en la victoria con el Atlético Argentino por la 5ta fecha, y a partir de allí casi no se modificó (destacando que con Guaymallén Villaseca no jugó por lesión). En las frías estadísticas, aportaron 11 tantos en los 10 partidos que compartieron.

En los últimos dos partidos que disputó el León, las apariciones goleadoras de ambos le otorgaron puntos valiosos al equipo en la lucha por la clasificación: Por ejemplo, contra Andes el Gato hizo un doblete aprovechando el juego aéreo de su compañero, y Chiocarello desvió un disparo del ex Maipú para estampar el 3-0 parcial.

El nueve y el once han formado una dupla letal, demostrando que dentro de la cancha tienen un feeling único. Los hinchas del León, agradecidos.

 

Por Ema Cenci. Foto: Javier Escudero