El 25 de mayo de 1976 San Martín sufría una de sus peores noticias de su historia institucional. Don Esteban Costantini, aquel incansable presidente del club, fallecía a los 59 años de edad.

Su nombre es sinónimo de San Martín y también de buena gestión. Gran parte de su vida la pasó dentro de la institución. Como socio, colaborador o como presidente (cargo que ocupó durante 12 años) siempre estuvo apoyando al Chacarero. Fue el encargado de continuar con los avances logrados por Heytel Stoisa.

Se cumplen exactamente 39 años del día en el que la ciudad de San Martín perdió a uno de sus ciudadanos ilustres. Esteban Costantini, a los 59 años, falleció y dejó a un club en la cúspide futbolística e institucional.

Don Esteban llegó por primera vez al mando albirrojo en el año 1962, cuando finalizó el mandato de Heytel Stoisa, y después de un año de gestión de Mario Magistretti ganó las elecciones de 1965. El resto de sus años los pasó sentado en el sillón de Menéndez.

En su época el León consiguió 3 torneos de Liga Mendocina  y disputó 6 Nacionales de AFA. Además recibió la distinción a la mejor hinchada del mundo. En el plano institucional, dejó a la institución en franco crecimiento. Fue pieza fundamental a la hora de la realización de obras de engrandecimiento del club. Entre ellas, se destaca el Gimnasio cerrado que lleva su nombre y que fue inaugurado el 25 de mayo de 1977, un año después de su partida.

En sus últimas apariciones públicas, según consignan diarios de la época, dejó dos reflexiones interesantes: “Nací en la viña, me crié en la viña y vivo en la viña. Estoy cubierto de tierra, pero no sucio; por el contrario, soy limpio como lo es la tierra mendocina”…“El nombre o la fuerza física se pueden heredar pero la conducta no. La conducta es el resultado del esfuerzo personal de cada uno”. Y si de conducta quiere hablar, póngase de pie y nombre a Esteban Costantini.

Por Museo Emilio Menéndez