A pesar de hacer su tarea, no se sabe que pasará con las semifinales. Foto: Archivo
A pesar de hacer su tarea, no se sabe que pasará con las semifinales del Chacarero. Foto: Archivo

San Martín ya cumplió con su parte, venció claramente a Brown de Lules, y se metió en las semis del durísimo Federal B. Sin embargo por el Este la sensación es de incertidumbre ya que no se conoce el rival del Chacarero ni las fechas de los partidos.

A pesar de haber cumplido con su parte a la perfección la bronca se hace presente en el planeta San Martín. ¿A quién habrá que enfrentar? ¿Cuándo se jugarán las semifinales? ¿Qué pasará con la vuelta de los cuartos de final? ¿Se finalizará este año con el campeonato? Preguntas que por ahora no tienen respuesta.

Pasa que el encuentro que Unión Santiago y Huracán de San Rafael tenían que jugar el jueves pasado por la tarde no se pudo disputar por agresiones a la delegación del Globo. Correctamente, y ante la posibilidad de haber sido víctimas de ataques de barras del elenco local, el Consejo Federal suspendió el partido, dándole 48 horas hábiles al Tricolor para presentar un descargo. Ese plazo recién se cumple este miércoles, teniendo en cuenta los feriados a nivel nacional.

El mismo miércoles, el tribunal de disciplina se reunirá para tratar el caso, estudiando la denuncia de Huracán y el descargo de Unión. Luego, se espera que salga el fallo que indicará si el encuentro deberá jugarse a puertas cerradas en un escenario neutral, o si el equipo víctima de los maltratos será el rival de San Martín.

Mientras tanto los días pasan, las fechas de las semifinales del León se atrasan y nada se sabe a ciencia cierta. La otra llave, integrada por DEPRO y La Emilia, se jugará tal cual lo previsto. Queda claro que el Chacarero, que no estuvo involucrado en los incidentes, está siendo perjudicado indirectamente.

Si el Consejo decide cumplir con los plazos y finalizar el torneo el 20 de diciembre, el Chacarero podría jugar 4 partidos en menos de 10 días en el caso de que llegue a la final. Otra opción sería estirar todo y terminarlo en medio de las fiestas o en enero, complicando la organización del club y jugadores. Una locura.

Por Ema Cenci.