De la Vega intenta ante la marca de Peinado. Foto: Javier Escudero

De manera inexplicable y dejando una deslucida imagen, los de Roldán perdieron de local con Gimnasia, por la mínima diferencia. El gol de Lucas Farías le bastó a los de Arias para lograr las tres unidades.

En un partido que se hizo siempre cuesta arriba y con un San Martín que fue de mayor a menor, el Lobo del Parque se llevó un triunfo enorme, que hunde al León en una crisis profunda.

Los primeros minutos presagiaban algo muy distinto a lo que se terminó dando. El Albirrojo se comía crudo a su rival, con buena distribución de balón y actitud para generar peligro. Lo que faltó en ese pasaje del match fue claridad en la puntada final. Lo más cercano, un remate de Goette desviado y  un cabezazo de Saucedo que el portero Alasia mandó al córner.

A los 20’, y sin merecerlo, Gimnasia pasó a ganarlo. El centro cayó al punto penal y Colombo salió para intentar despejarla con los puños, la pelota le quedó servida  a Lucas Farías, que como todo goleador, no desaprovechó la oportunidad y marcó el único tanto.

A partir de esa jugada el León fue puros nervios y el Lobo mostró solidez defensiva. Como si fuera poco, instantes después Gigena definió cruzado ante el portero y la bocha se fue apenas besando el palo.

La segunda parte fue aún peor. La visita se replegó en el fondo defendiendo con uñas y dientes la ventaja obtenida. El local no supo qué hacer con la pelota en los pies y cayó en los constantes centros a los delanteros, totalmente peleados con el arco.

Ni siquiera la suerte le dio una manito al Chaca, que en la última no pudo empatar.  Tras un tiro de esquina, un cabezazo de Reggi pegó en el palo, y en el rebote De la Vega, sólo y abajo del arco, la mandó inexplicablemente por encima del horizontal.

Amarguísimo presente del León, que no puede levantar cabeza. Un mal segundo tiempo, con la desaparición de individualidades y del juego colectivo, la mala suerte, y los nervios, hicieron que ni el tiro del final saliera.

Formaciones:

Atlético San Martín (0): 1- Nahuel Colombo; 4- Leopoldo De la Vega, 2- Cristian Cuffaro Russo, 6- Guillermo Aguirre, 3- Esteban Goicoechea; 8- Claudio Ojeda, 5- Mauro Goette, 11- Daniel Imperiale; 10- Cristian Zárate; 7- Iván Saucedo, 9- Gustavo Reggi. DT: Carlos Roldán.

Gimnasia (1): 1- Matías Alasia; 4- Gerardo Corvalán, 2- Raúl Albornoz, 6- Julio Villarino; 11- Neri Espinoza, 5- Maximiliano Montiveros, 8- Ernesto Garín, 3- Luciano Peinado; 10- Sergio Oga; 7- Lucas Farías, 9- Germán Gigena. DT: Sergio Arias.

Suplentes: 12- Mauricio Agnello, 13- Matías Marín, 14- Bruno Oviedo, 15- Carlos Pralong, 16- Emmanuel Vargas, 17- Hernán Palacios, 18- Juan Paulo Suraci /// 12- Tomás Marchiori, 13- Jorge Olmedo, 14- Fernando Pistone, 15- Dante Formica, 16- Matías Navarro, 17- Oscar Amaya, 18- Genaro Vuanello.

Goles: PT: 20’ Lucas Farías (GYE)

Cambios: ST: 00’ 17- Hernán Palacios x 3- Goicoechea (SM), 16’ 16- Matías Navarro x 9- Gigena (GYE), 24’ 15- Dante Formica x 8- Garín (GYE), 24’ 15- Carlos Pralong x 8- Ojeda (SM) 33’ 14- Fernando Pistone x 10- Oga (GYE), 40’ 18- Juan Paulo Suraci x 7- Saucedo (SM)

Árbitro: Nelson Benítez.  A1 Federico Fernández, A2 Alejandro Casá.

Estadio: Libertador San Martín

Público: 1.000 personas.

Por: Emanuel Cenci. Fotos: Javier Escudero