Mostrando un gran nivel y dejando en claro que quiere ser protagonista, San Martín vapuleó a Banco Mendoza por 7 a 4 por la sexta fecha y no le pierde pisada al puntero Maipú/Giol.

Anoche el Atlético San Martín tenía una dura lección. Banco Mendoza, rival siempre complicado de vencer, sirvió para terminar de auto-convencerse   de que la posibilidad de pelear por la punta del campeonato no es una simple utopía.

Los de Mariano Guerrero tuvieron una noche encendida y dominaron claramente, logrando un cómodo 7 a 4. Luciano Ambrosio puso en ventaja al Chacarero a los 6’ de haber iniciado el encuentro, y comenzó a darle la tranquilidad a su escuadra. Banco, herido en su orgullo, reaccionó y lo dio vuelta a través de Juan Calise y Julián Tamborindegui.

En ese momento, San Martín sacó a relucir su chapa de candidato y le tiró todo el peso encima a la visita, que nada pudo hacer para evitar la contundencia del León. En una ráfaga de 3 minutos convirtió 4 tantos. Primero fue Diego Guerrero, luego Vilson Cvetnic que sumó un doblete y antes del final Luciano Ambrosio, para irse al descanso 5 a 2 arriba.

En la segunda parte, el Albirrojo bajó un cambio y aprovechó para regular. Por momentos tuvo el partido bajo su control y a los dos goles de Julián Tamborindegui respondió por otros dos gritos, otro de Ambrosio (de gran noche), y uno de Boris Cvetnic para poner cifras definitivas.

El elenco dirigido por Mariano Guerrero deberá visitar en la próxima fecha a Casa de Italia, que viene motivado tras la gran victoria contra Rivadavia por 10 a 2.

 

Por Ema Cenci. Foto: Archivo